esen

REFORESTACION SOLIDARIA POR AZUERO

 

Por: Carlos Gómez – Ing. Forestal

En nuestro país se ha establecido la práctica de realizar acciones masivas de carácter voluntario de colecta de dinero y especies para apoyar causas muy nobles a favor de la gente. La más conocida es la Teletón que se realiza al final de cada año en donde participan todos los panameños con gran entusiasmo.

El verano que acaba de pasar, que fue muy intenso debido a la presencia del Fenómeno del Niño, nos ha puesto en una disyuntiva ante la falta de agua para todas nuestras actividades. Es posible que a partir de ahora, todas las épocas secas sean iguales o más intensas. Esto nos obliga a identificar acciones que nos ayuden a sobrevivir a esta situación climática.

Hemos visto con asombro el impacto de la sequía en la Península de Azuero y sus impactos negativos en la agricultura, ganadería inclusive en el turismo. Pero también su efecto alcanza los recursos naturales como el suelo, la fauna y los pocos reductos de árboles que aún subsisten en la zona.

Afortunadamente se han iniciado las lluvias y por primera vez, la gente estaba eufórica en las redes sociales, chateando sobre dónde habían caído los primeros aguaceros. De verdad sentimos lo valiosa que es el agua! Pero también esto nos debe motivar a nivel nacional a emprender acciones que nos ayuden a cambiar esta situación y a ser solidarios con los más afectados.

La reforestación solidaria por Azuero es una idea que puede contribuir a este objetivo de reverdecer la Península de Azuero si todos nos unimos para que cada uno plante un árbol en esta región y sobre todo, especies que crezcan rápido. Por ejemplo, el Bambú es una

opción ideal para las riberas de las fuentes de agua que junto a especies como el Sigua (Ocotea sp.) y la guabita cansa boca (Inga sp.) protegen eficazmente los ríos y quebradas.

La ventaja de esta actividad voluntaria es que pueden participar desde las familias, ONG´s, el sector público y privado. Sugerimos que los municipios de Los Santos y Herrera (ahora con la descentralización) lideren esta actividad con el apoyo de la empresa privada y el gobierno. Este esfuerzo se puede replicar también en otras provincias. Se pueden plantar árboles ornamentales en áreas urbanas y por otro lado en las áreas rurales, utilizar árboles maderables, frutales y forrajeros. El compromiso es que las personas de Azuero en retribución por el esfuerzo realizado, se comprometan a darle el debido cuidado a estos árboles para que sobrevivan y nos ayuden en el mejoramiento del entorno natural.

Complementario a esta reforestación solidaria, se pueden promover la instalación de infraestructuras de cosecha de agua. La cosecha de agua de lluvia es una técnica fácil de obtener agua para consumo humano y/o uso agrícola. En muchos lugares donde no se dispone de agua en cantidad y calidad necesaria para consumo humano, se recurre al agua de lluvia como fuente de abastecimiento. En efecto, el agua de lluvia es interceptada, colectada y almacenada en depósitos para su posterior uso.

Este modelo tiene un beneficio adicional y es que además de su ubicación, minimiza la contaminación del agua. Adicionalmente, los excedentes de agua pueden ser empleados en pequeñas áreas verdes para la producción de vegetales que pueden complementar la alimentación de la familia.

Sin embargo, la captación del agua para uso agrícola necesita de mayores superficies de captación por razones obvias, por lo que en estos casos se requiere de extensas superficies impermeables para recolectar la mayor cantidad posible de agua. Estas son opciones que ya se están empezando a implementar en varias regiones del país por parte de entidades de gobierno.

Ayudando a reforestar la Península de Azuero, contribuimos a crear nuevos bosques para Panamá!

0
0
0
s2smodern