esen

desarrollo economico

El planeta Tierra está constituido de diferentes ecosistemas naturales tales como océanos, bosques, sabanas, desiertos, tundras, Taiga y todos ellos albergan una gran biodiversidad de organismos que conviven y comparten su espacio en perfecta armonía. 

 

Todo empieza a cambiar desde que el ser humano dominó el fuego, en ese momento, empezó la transformación de estos ecosistemas naturales. Este cambio se profundizó con el nacimiento y desarrollo de las diferentes civilizaciones que utilizaban los recursos que la naturaleza les brindaba en ese momento. Así, muchas culturas antiguas fueron transformando el paisaje natural en campos de cultivos y desarrollo de ciudades y construcción de infraestructuras básicas.

A medida que la población fue creciendo, la necesidad de mayores recursos naturales también fue creciendo sin ningún tipo de control. Pero, ¿Hasta cuándo el planeta puede sustentar este crecimiento desordenado?, es la pregunta que hoy día nos hacemos todos cuando ya se evidencian signos serios del agotamiento de recursos básicos como el agua, los bosques y los suelos productivos. Adicional, hemos generados otros problemas climáticos como el calentamiento global, la afectación de la capa de ozono y la contaminación del mar, entre otros.

La situación ambiental planetaria en estos momentos es crítica, producto de la expresado anteriormente.  El futuro del planeta y la humanidad está comprometido. Es claro, no podemos seguir desarrollando actividades económicas sacrificando el ambiente. Es decir, de aquí en adelante las decisiones de los gobernantes (sobre todo en los países en desarrollo) deben basarse en la ciencia y el conocimiento científico. Desde hace más de 20 años, las Naciones Unidas viene desarrollando conferencias internacionales sobre el cambio climático, dando como resultado la firma de un Acuerdo Mundial que tiene como objetivo principal limitar el aumento de la temperatura del planeta.

Efectivamente, el Acuerdo de París del 2015, es una esperanza de que podemos cambiar el desarrollo económico tradicional por una basado en una economía verde libre del uso de combustibles fósiles (son los responsables del aumento del dióxido de carbono en la atmósfera y por ende del calentamiento global).

En el plano nacional, la situación ambiental tampoco es la mejor y se requieren de cambios sustanciales de cómo abordar el futuro desarrollo económico del país. Es necesario elaborar nuevas estrategias con un enfoque ecosistémico basado en el respeto por la capacidad de carga de nuestros recursos naturales.

Por ejemplo, un elemento básico en estas nuevas estrategias de desarrollo es elaborar los planes de ordenamiento territorial por cuenca hidrográfica (según lo manda la ley 44 del 2002 y su Reglamentación contenida en el Decreto Ejecutivo 479 del 2013). Además, basado en estos planes, se deben elaborar también los planes de manejo de cada cuenca del país, así de esta forma se evita improvisar la ejecución de proyectos que no son compatibles con estos planes.

Todo esto implica un gran reto ya que se necesita empoderar a todas las autoridades locales, instituciones, empresa privada, comunidades y la sociedad en general, para que participen en la toma de decisiones en relación a todo lo concerniente a su cuenca. Ya existen en muchas de ellas plataformas participativas tales como los Comités de Cuenca que tienen una gran responsabilidad de orientar y asesorar a los tomadores de decisiones para que se cumplan estos planes. Es un proceso complejo, pero es una hoja de ruta clara para cimentar el desarrollo sostenible de Panamá.

Aunado a esto, la empresa privada en conjunto con instituciones públicas, acertadamente han propuesto reforestar un millón de hectáreas en 20 años (Alianza x el Millón), para lo cual cada cuenca deberá tener claro, dónde se debe reforestar, para qué y con qué. Las actividades agrícolas y ganaderas tienen una oportunidad de oro con esta iniciativa porque les permitirá introducir árboles de uso múltiples para mejorar la productividad de las fincas. Estos árboles permiten transformar esta actividad tradicional en nuevos sistemas agroforestales y silvopastoriles, acorde con la capacidad agrícola del suelo.

Por otro lado, la Alianza x el Millón está generando una nueva cultura forestal en la sociedad panameña lo cual se evidencia con la participación creciente de la población en las actividades conmemorativas del Día Nacional de la Reforestación que se realizan cada año en el tercer sábado de junio.

Elaborado por: Carlos Gómez. 

0
0
0
s2smodern