esen

ciudades

El constante aumento de la población en las ciudades trae consigo múltiples retos relacionados con temas sociales, económicos y ambientales. La mayoría de la gente se establecen en las urbes metropolitanas en busca de mayores oportunidades de trabajo y bienestar. Pero no siempre es así, ya que por lo general en nuestros países en desarrollo hay muy poca planificación territorial y este crecimiento ocurre de forma desordenada.

 

Por otro lado, el cambio climático también dificulta la vida urbana, sobre todo, por las altas temperaturas ocasionadas por las olas de calor las cuales cada vez serán más intensas con el pasar de los años. En un ambiente en donde prevalece el concreto, el impacto del calor es mayor especialmente en niños y ancianos.

Una de las alternativas a esta problemática es incorporar medidas de mitigación y adaptación al cambio climático. Por ejemplo, aquí en Panamá, incentivar el establecimiento de jardines verticales en la ciudad que absorban CO2 y embellezcan el entorno; incorporar techos verdes para reducir la temperatura; diseñar pavimentos que sean permeables para facilitar la escorrentía de aguas pluviales y, por último, promover más espacios verdes y parques arbolados que contribuyan a reducir el estrés, purificar el aire y reducir temperaturas, entre otros beneficios.

Para lograr esto, es necesario el ordenamiento territorial urbano y rural. Somos afortunados en tener una gran biodiversidad de especies forestales para uso ornamental pero no las utilizamos. Por ejemplo, en la ciudad de Panamá se pueden observar que en años anteriores se plantaron muchos árboles que no eran adecuados para espacios reducidos con alta densidad de personas e infraestructuras. Hoy día, es necesario su reemplazo de forma escalonada por otras variedades que cumplan los requisitos para este fin.

Otra iniciativa que puede contribuir a tener un ambiente natural a lo interno de nuestros hogares es incorporar el cultivo de especies para cocinar, así como plantas medicinales de uso casero. Se trata de unir lo urbano con lo natural para crear una especie de ecosistema que beneficie tanto al ser humano como a la naturaleza.

También es importante considerar el aumento de la cobertura arbórea en las escuelas para generar un ambiente de aprendizaje apropiado para los jóvenes. Se pueden organizar actividades con las organizaciones ambientales y contar con el asesoramiento de gremios profesionales para arborizar lugares públicos cercanos a estos centros de estudios y mejorar el entorno urbano.

Las ciudades tienen que adaptarse al cambio climático al igual que sus habitantes para poder enfrentar los retos ambientales como la eliminación del uso de los plásticos, reciclar la basura, ahorrar agua y energía, plantar árboles, etc.

Otro aspecto importante es el uso eficiente del recurso agua en las ciudades. La cosecha de agua de lluvia no sólo se aplica en las áreas rurales, también es indispensable en las ciudades. Los edificios y las nuevas urbanizaciones deben incorporar sistemas de captación de agua de lluvia para usos generales de limpieza, riego de plantas, etc. También en las áreas rurales es indispensable este sistema para la producción agropecuaria y uso doméstico, sobre todo en verano.

Una de las regiones críticas de Panamá, es la región de Azuero que requiere con urgencia incrementar la cobertura arbórea tanto en los pueblos como en el campo además de construir reservorios de agua para usarlo en la época seca. De no hacerlo, le gente empezará a emigrar a otras provincias.

Se trata de un cambio radical que nos exige el planeta, nuestro país, nuestras comunidades, nuestros vecinos y nuestras familias. Es una responsabilidad ambiental compartida de la sociedad civil y los tomadores de decisiones.

0
0
0
s2smodern