Jueves, 25, Jul, 8:13 AM

SÍGUENOS EN :

La pandemia de la COVID-19 le ha agregado una nueva dimensión de urgencia a los esfuerzos destinados a abordar los desafíos globales como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la inequidad. Si reconocemos que la pandemia es el resultado de una ruptura en la relación entre los sistemas humanos y los sistemas naturales, el enfoque de las respuestas no debe limitarse al fortalecimiento de los sistemas de salud y la economía, sino que también debe abarcar la protección de los ecosistemas y el mantenimiento de sus funciones. La pandemia no debe emplearse como una excusa para debilitar las normativas ambientales en un intento por superar su impacto económico y fomentar el crecimiento. Los bosques y los árboles albergan muchas soluciones basadas en la naturaleza para los desafíos que enfrentamos, y deben integrarse de manera eficaz a las estrategias de recuperación en respuesta a la pandemia de la COVID-19 a nivel mundial, regional y nacional. Las estrategias de recuperación deben reconocer que la integridad de los ecosistemas desempeña un papel clave para mantener a las sociedades saludables y en la senda hacia la sostenibilidad. La comunidad mundial no puede permitir que esta pandemia revierta los avances logrados con tanto esfuerzo en la protección forestal, la reducción e inversión de la pérdida y degradación de los bosques y el aumento de la producción y el comercio sostenibles de productos agrícolas y forestales. Los paisajes forestales y los árboles deben ser el eje de las soluciones si aspiramos a un futuro resiliente y sostenible y a cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, a implementar el plan estratégico de las Naciones Unidas para los bosques 2017-2030 y sus objetivos forestales mundiales, y a dar cumplimiento a los compromisos y metas relacionados con los bosques. Ver mas......

Teléfono : 507-203-1516 / 17
Fax :          507-317-0876

Web Analytics